<a href=WELCOMETO Moral de Calatrava - esquinademauricio

 
Buscar
_TOPICS
  Entrar/Crear Cuenta    

Cosas del Moral



       Moraleños

         ENCUESTAS
         FOTOGRAFÍAS

Información

Otras cosas
· Home
· Archivo
· Encuestas
· Envía tu noticia
· Estadísticas
· Lo último en "Cosas de Moral"
· Lo más visto
· Recomiéndanos
· Sistema de publicidad
· Temas
· Tu cuenta
· Web amigas

En línea
Actualmente hay 85 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

Calles esquinademauricio

Personajes Ilustres: BLAS RUIZ DE FERNÁN GONZÁLEZ. Tomás Fernández Moren
Enviado el Lunes, 09 abril a las 00:05:00 por Admin

esquinademauricio

4.4.- BLAS RUIZ DE FERNÁN GONZÁLEZ (Militar, aventurero y conquistador)
Tomás Fernández Moreno


Nacido y bautizado en Moral de Calatrava (según Antonio Blázquez y Delgado Aguilera) hacia 1559. Aunque el historiador Manuel Corchado Soriano postula que nació en Calzada de Calatrava.

 Con tan solo 18 años parte hacia Nueva España (Méjico), allí se casa con una rica heredera, consiguiendo de esta forma una gran fortuna. En el año 1592, el ya ascendido a Capitán de navío puso rumbo, desde las Américas hacía el archipiélago filipino, en busca de nuevas experiencias y aventuras. Una vez en Filipinas reclutó tropa y salió en dirección de tierras de la Conchinchina.
Rondaba el año 1595 y el reino de Camboya andaba con problemas, las tropas de Tahilandia lo habían atacado y habían derrotado a su Rey Apram. El rey huyó al vecino Laos y un tal Prabantul había usurpado su trono en Camboya. 


El Capitán Blas Ruíz que andaba por aquellos lares fue nombrado, por el legítimo Rey Apram, su embajador con la intención de ir a Filipinas para pedir ayuda a los españoles; al mismo tiempo que arribaba Blas Ruíz en Manila lo hacia un tal Diego Veloso, un mercenario Portugués de 40 años, que fue enviado por el embajador de Tahilandia con la intención de que los españoles no intervinieran en la sucesión de Camboya, (en 1580 Portugal pasó a formar parte de la corona Española con el reinado de Felipe II). Los dos convencieron a Pérez Dasmariñas, gobernador de Filipinas, para organizar una expedición militar a Camboya, mandando un galeón y dos juncos con 120 españoles y algunos mercenarios japoneses. El 10 de enero de 1596 parten del puerto de Manila, el galeón capitaneado por el Capitán Suarez Gallinato y los dos juncos por Diego Veloso y Blas Ruiz, con ellos viajaba el Dominico Fray Gabriel de San Antonio quien sería el cronista de esta expedición. Una tempestad separó las naves. Los juncos llegaron a la desembocadura del rio Mekong en Camboya y el galeón de Suarez Gallinato acabó en Singapur, muy maltrecho y perdiendo todo contacto con Diego Veloso y Blas Ruiz. Al llegar estos a Camboya fueron recibidos por el rey usurpador Prabantul. Las órdenes de la expedición eran de mediar de modo pacífico para resolver el problema dinástico, actuando como árbitros y así poder sacar ventajas políticas y comerciales que tuvieran algún tipo de beneficio para la Corona Española. Como muestra de esta buena voluntad, entre otros muchos regalos, el Gobernador de Filipinas envió a Camboya un animal rarísimo y exótico en ese país, un burro.

 Nada más llegar los españoles, entraron en conflicto con una colonia de más de tres mil chinos que vivían en la capital del país y que se dedicaban principalmente al comercio. Los chinos vieron en los españoles unos rivales y empezaron a hostigarlos día tras día, hasta que debido a un enfrentamiento, entre ambos, dio como resultado la muerte de más de trescientos chinos y la pérdida de sus juncos, que quedaron en poder de los hispanos. Al esterarse el Rey camboyano, de lo acontecido, pronto exigió la devolución de los barcos y la presencia de los capitanes españoles en palacio. Blas Ruíz se encaminó a palacio con cuarenta de sus hombres, y pensando que se le preparaba una encerrona, lo asaltó por la noche y provocó un incendio, donde resulto muerto el usurpador Rey Prabantul, por un tiro de arcabuz.
La multitud enfurecida se lanzó en persecución de los soldados y frailes españoles, la mayoría pudieron huir hacía el rio Mekong, una vez allí consiguieron embarcar en varios juncos. En su desesperada huida, por el río, se encontraron con el Capitán Suarez Gallinato, que había reparado su galeón y subía el rio Mekong en dirección a la capital camboyana. Gallinato viendo la situación decidió dar marcha atrás. Gallinato llegó a Manila en Mayo de 1597, en cambio Blas Ruíz y Veloso se dirigieron a la vecina Laos en busca del rey legítimo de Camboya, Apram. Llegaron a Laos y se encontraron con que Apram había muerto y el heredero era su hijo menor Prauncar. Mientras tanto en Camboya, tras la muerte de Prabantul, se había proclamado rey el hijo del monarca usurpador, de nombre Chupinamu.

 Los capitanes Blas Ruíz y Diego Veloso convencieron a la familia real de Laos para ir a la conquista y recuperación del trono de Camboya, con la ayuda del Chino-Mandarín Ocuña-Chu y unos 6000 laosianos. 

  En premio y agradecimiento por su audacia y valentía la Familia Real de Camboya les nombró gobernadores de dos provincias y se autorizó la presencia de misioneros católicos, en ese país.

 Tras conocer la buena noticia, en las Filipinas, una delegación Española fue enviada desde Manila en 1598, compuesta por tres buques con dos religiosos y 200 españoles. La expedición tuvo la desgracia de ser sorprendida por un temporal y nunca llegaría a su destino. Desde Filipinas una nueva expedición es enviada con dos navíos, al mando de los capitanes Luís Ortiz del Castillo y Luís de Villafane. Llegan sanos y salvos a Camboya donde son recibidos por Blas Ruíz y Diego Veloso y un puñado de españoles, pero no así por la Corte Camboyana. El Rey Prauncar, aunque muy joven, tenía mucha afición a la bebida y el reino lo gobernaba su madrastra, viuda del difunto Apram y amante del general Ocuña-Chu. Este, que era el jefe del ejército, vio con malos ojos la llegada de refuerzos españoles desde Filipinas y temiendo por su posición de favorito, obligó a los dos navíos españoles a regresar a Manila, mientras navegaban rio abajo, cayeron en una emboscada, siendo atacados por tropas de mercenarios malayos y donde todos los soldados españoles sucumbieron en la lucha.

 Blas Ruíz de Fernán González y Diego Veloso juntaron a los pocos soldados españoles, portugueses y japoneses que quedaron en Camboya, para poder protegerse, pero fueron atacados en 1599 durante un golpe de estado perpetrado por un General malayo, donde todos los españoles perecieron en la lucha, con sus dos capitanes al frente, a excepción de Juan de Mendoza y de Fray Gabriel de San Antonio, que consiguieron hacerse a la mar y huir hacia Manila, donde dieron cuenta de lo sucedido. A raíz de estos hechos en Filipinas se perdió el total interés por estos reinos, que habían traído más desgracias que satisfacciones a la Corona Española, de esta manera se puso fin a las expediciones españolas al reino de Camboya.
 
 Cuando a mediados del siglo XIX en Occidente se supo de la existencia de la ciudad de Angkor (Patrimonio de la humanidad), Francia reivindicó su descubrimiento. Pero la autentica realidad es que fueron españoles, como Blas Ruíz de Fernán González y otros, los que la habían descubierto, hacía ya más de 300 años, y esta y otras hazañas habían sido reveladas gracias a las cartas que, los dominicos Fray Gabriel de San Antonio y Fray Diego Aduarte, mandaron al Rey Felipe III, a principios del siglo XVII. No en vano existe un informe del Archivo General de Indias, dentro de la unidad del Patronato Real, con fecha 17 de marzo de 1634, que titula textualmente:“Información de los méritos y servicios del capitán Blas Ruiz de Fernán González y Agustín de Prado, que murieron gloriosamente en las Filipinas después de haberse amistado con los mandarines de aquellas tierras donde hicieron grandes servicios y contrajeron buenos méritos. Los Reyes de España.”. También en la obra de Xavier Dusmet de Arizcun se narran en tono de novela histórica la mayoría de las aventuras y hechos acontecidos por Blas de Hernán González y Diego Belloso. 

 La muerte, de nuestro personaje, fue tan azarosa como su vida; este valeroso manchego bien merece que se le dedique una novela histórica o una buena película de aventuras.


 Fuentes de consulta:
  • -  www. La Santa Alianza.
  • -  Una expedición española a Camboya en el Siglo XVI. 1932. XavierDusmet de Arizcun.
  • -  Dos grandes aventureros españoles del siglo XVI. (Blas Ruiz deHernán González y Diego Belloso). Xavier Dusmet de Arizcun.Madrid, 1927
  • -  Españoles en Siam 1540-1939. Florencio Rodao García. 1997.
  • -  Ciudades malditas de la antigüedad. 2005. George y HermannSchreiber.
  • -  Historia de las Islas Filipinas. 2004. Antonio de Morga.
  • -  La comarca de Puertollano. Miquel F. Gámez Vozmediano. 2001.
  • -  Archivo General de Indias. Patronato Real. 1634

 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de esquinademauricio
· Noticias de Admin


Noticia más leída sobre esquinademauricio:
Asemca: Asociación de Empresarios de Moral de Calatrava


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.

No se permiten comentarios Anónimos, Regístrate por favor


Moral de Calatrava
www.esquinademauricio.es
info@esquinademauricio.es  Copyright ©
Esquina de Mauricio no se hace responsable de la exactitud o veracidad de la información contenida en las notas y comunicados que llegan a su redacción, que publicamos en su integridad siempre con el ánimo de mantener el punto de vista del que publica la nota de prensa o comunicado original, permitiendo así la opción de réplica y la máxima objetividad por nuestra parte. Los responsables de los contenidos de dichas notas o comunicados son aquellos que las redactaron en primera instancia.


Página Generada en: 0.12 Segundos